domingo, 1 de junio de 2014

corazones a crochet

image

Lana o algodón y aguja que se corresponda para tejer súper apretado (generalmente es una aguja de medio punto menos, si ya tejen apretado, o un punto completo si tejen suelto)

Se comienza con un anillo mágico.
Dentro se tejen 6 medio puntos… o sea, anillo mágico: ese primer nudo que está en la aguja NO ES PUNTO, se hace una cadena para levantar y recién ahí tejemos el primer medio punto.
Cerramos los seis medio puntos con un punto raso.
Cadena para levantar y en ese mismo punto pinchamos el primer aumento. En cada punto tejemos un aumento… quedan 12 puntos.

Cerramos con punto raso cada vuelta.
1. 6mp en un anillo mágico                                                                                                         6p
2. 2mp en cada mp (en cada punto de los 6 que tenemos hacemos un aumento)                    12p
3. 1 mp, un aumento (o sea, uno lo tejemos como está, en el segundo aumentamos y así toda la vuelta)                                                                                                                                        18p
4. 2mp, un aumento (o sea, tejemos dos medio puntos y en el tercero hacemos el aumento y así toda la vuelta)                                                                                                                                    24p
5, y 7. 3 vueltas completas de 1 mp en cada medio punto.                                                       24p

Cortamos la lana y hacemos otro igual (el segundo sin cortar la lana porque los vamos a unir)

Ahora viene la parte complicada, voy a intentar que se entienda...

Para unir ambas partes se hace todo con punto raso, vamos a unir dos puntos, el primero de la parte que tiene la lana (al ovillo) con el último (el 24 de la otra) y el segundo punto con el 23. estas dos uniones se hacen con punto raso.

Luego continuamos tejiendo toda la vuelta que tendría que quedar de 44p (teníamos 24 de cada una, pero unimos dos de cada una!)

Cerramos esa vuelta completa con un punto raso.

Subimos una cadena y comenzamos con las disminuciones (acordate que el primer punto es el mismo de la cadena que subís y no el siguiente!)
Pincho traigo, pincho traigo y me llevo todo junto = disminución

Esta disminución es en el primer punto
Tejemos 20 puntos y hacemos otra disminución (que va a ser en los últimos 2 puntos del primer copetón)
Seguimos (ya en el de al lado) con otra disminución, tejemos 20 puntos y una última disminución para cerrar. Punto raso, cadena para levantar y arrancamos de nuevo.

(O sea, es una disminución al inicio y al final de cada parte que habíamos tejido).

Les recomiendo ir contando los puntos.
La próxima vuelta es lo mismo:

Dism. tejés 18 p - dism. dism. 18 p - dism. - pto. Raso - cadena para levantar
Dism. tejés 16 p - dism. dism. 16 p - dism. - pto. Raso - cadena para levantar
Dism. tejés 14 p - dism. dism. 14p - dism. - pto. Raso - cadena para levantar
Dism. tejés 12 p - dism. dism. 12 p - dism. - pto. Raso - cadena para levantar
Dism. tejés 10 p - dism. dism. 10p - dism. - pto. Raso - cadena para levantar
Dism. tejés 8 p - dism. dism. 8 p - dism. - pto. Raso - cadena para levantar
(más o menos a esta altura, ustedes fíjense, hay que rellenar con vellón el corazón, porque después va a ser imposible!)
Dism. tejés 6 p - dism. dism. 6 p - dism. - pto. Raso - cadena para levantar
Dism. tejés 4 p - dism. dism. 4 p - dism. - pto. Raso - cadena para levantar
Dism. tejés 2 p - dism. dism. 2 p - dism. - pto. Raso - cadena para levantar
(quedan 8p)

Al final te quedan 4 disminuciones para hacer con esos 8p,
otra con los 4 que te quedan, una final con esos 2 y LISTO!!

Esta última parte hay que hacer fuerza de lo lindo, porque ya la aguja parece que no entra de ninguna forma.
Espero que se entienda <3
MANOS A LA OBRA!!

image

Teje Quela, teje.

Quela era mi abuela. Oficialmente Raquel Lucía Soriano Monasterio de Horton. Una mujer increíble, para nada hija de su tiempo, fue un amor muy importante para mi. Recuerdo todo de ella, su voz, sus manos, sus consejos, sus opiniones (que muy pocas veces coincidían con las mías). Me enseñó mucho, mucho más de lo que ella creyó haberme enseñado. Tejer fue solo una de esas tantas cosas.
Ella cosía, era profesora de costura en escuelas, pero cuando yo llegué a su vida ya mucho de eso no hacía, lo había delegado en mis tías, las hermanas de papá.
Pero tejer tejía y se tomó todo su tiempo y paciencia en enseñarme. Lo básico, no crean que mucho más, porque mi inestabilidad y poca constancia con todo también se hizo presente. Era terca y me ofuscaba cuando no me salían las cosas, o porque no avanzaba, etc. y tejía como descontrolada para después colgar las agujas por años.
Aprendí dos agujas y mi tía María Cristina me perfeccionó. Ella teje divino.
La cocina es una cosa mía. Mi abuela no cocinaba y ninguna de sus hijas lo hace tampoco. A mi me encanta, fue un gusto que aprendí de a poco.
Este año sentí la NECESIDAD de volver a tejer. Así llegué a El Perchero Atelier y me inscribí en el curso de crochet. Mi profesora es Myriam Agra y es la mejor profesora que debe existir en el mundo.
Arranqué con los puntos básicos, el gorrito, la alfombrita, etc. y me metí de lleno en los amigurumis.
Busco todo el tiempo cosas en internet, y compro libros y revistas con muñecos para tejer, pero veo que muchas indicaciones no dan, o cuando las dan no se entienden, les falta una parte o están mal, muchos también venden los patrones.
Cuando empecé a tejer mis primeras cosas me llovieron preguntas de cómo hacerlo, pasé algunas cosas y ahora arranco con el blog. Ojalá les sirva.

Esto es para vos Abú.
María Cecilia