sábado, 13 de septiembre de 2014

Teresita



Tienen alma.

Leí en internet que los amigurumis son para alimentar al niño que todos llevamos dentro y que cada uno de ellos tiene alma y personalidad.
Esa alma los convierte en compañeros y confidentes de su dueño, les brindan protección y consuelo cada vez que estén tristes o estresados.

Ni idea si esto es cierto, pero pareciera serlo. Cada vez que termino uno es un balde de felicidad que me cae encima. Cuando les doy la última puntada ya tienen formada perfectamente su personalidad y casi siempre tengo en la cabeza quién sería su destinatario ideal.

Me gusta como piensan los japoneses, esa mística que tienen las cosas que creamos.

Si cualquier chico se va a sentir amigo de su muñeco, cómplice y compinche, eso va a ser un extra al placer que me produce tejer.

En Japón creen que brindan protección y seguridad, que pueden ser amuletos para sus dueños y que los podemos encontrar en las casas, los negocios y en cualquier puesto de trabajo.

Cualquier amigurumi te va a hacer sonreír, te lo garantizo.

Cecilia